DESALAMBRANDO LAS MISIONES DE CAPRILES
  Comparte esta página
 
 
ES PDVSA RECUPERABLE?
La Caja de Trucos Monetarios y ...
El Petroleo y El Fisco: La Renta es del ...
Dejar o no la OPEP. otro Falso ...
Sobrevivirá la Clase Media al ...
 
  
 
 

La campaña presidencial de H Capriles ha estado llena de algunas curiosas propuestas en materiaeconómica la de inmediato impacto social, particularmente por el uso de un verbo duro en aparienciaparecido en la forma, al lenguaje del gobierno, al del Presidente para ser más preciso. En la opiniónpública del universo opuesto a la revolución no deja de percibirse cierta confusión; aunque el temaque discutimos abajo no es precisamente este, en cierto modo, el resultado electoral en las primariasarrojó una verdad inobjetable, el discurso político electoral de Capriles resulto del gusto del electoradoopositor. Cuando este discurso va en busca del votante potencialmente de la revolución, ciertamayéutica dice que su posibilidad de éxito es aun mayor.


BUSCANDO EL VOTO: PRIORITARIO
Cualquier analista político, afirmaría que la campaña electoral en desarrollo no es momento -al menosen las circunstancias de un proceso político que ha mutilado libertades y descapitalizando un país - paraeducar al electorado en cuanto a que solo trabajo, educación, libertad, propiedad son las herramientase instituciones básicas para que el individuo y su familia satisfaga sus necesidades. Y que en casocontrario, el gobierno lo convertiría en un humilde y miserable dependiente rentista del fisco y de losmendrugos que este reparte vía un despótico autoritarismo económico, que escondido en el velo dela ignorancia es capaz de empobrecer a millones, porque las corporaciones políticas que controlan el Estado tienen interés en gobernar minusválidos políticos, sociales y económicos que reproduzcan sulógica fascista del poder político. La urgencia es evidente, la batalla electoral de hoy es casi un asuntode vida o muerte de nuestro gentilicio, la búsqueda del voto es el terreno de la política, y mas tempranoque tarde se debe entender, no nos estamos jugando cuatro conchas de ajo.


Nuestro juego político en la lucha contra el neo-comunismo es en los hechos una lucha por lasobrevivencia de las libertades, del libre albedrio, de la propiedad y la familia; sin embargo, la luchapolítica reclama en la coyuntura una oposición eficiente en la captura de voluntades y el voto paravolcar a los venezolanos a construir un sistema de libertades y ello pasa por la derrota del gobierno.Capturar la voluntad del venezolano y sacarlo de sus ranchos y casas, de eliminar la dependencia delfisco, pasa por sostenerles sus esperanzas, muchas de ellas sembradas por el actual gobierno, conuna habilidosa retorica política. Un grupo de ellas han tomado el nombre de Misiones, un emulo a losmecanismos redistributivos utilizados en Cuba y que sabemos, que como esquemas redistributivos sonineficientes y buscan la dependencia política, ideológica y económica de las bondades del “dictadorbenevolente”.


LAS MATEMÁTICAS REDISTRIBUTIVAS Y LA POBREZA
Los mecanismos redistributivos en una sociedad moderna fluyen normalmente a través del gastopúblico y de la caridad privada, en educación, salud, seguridad personal, infraestructura, y hastaviviendas, para nombrar los clásicos. La idea central es transferir ingresos de quienes producen yobtienen mayores ingresos a quienes los necesitan, la eficiencia de estos esquemas redistributivas aunse discuten en medios académicos y en la opinión pública general en todo el mundo. Bajo esta lógica–además de algunos eufemismos económicos- nació el Estado de Bienestar, en Europa, en Inglaterra,Francia Italia, Alemania, tomo diversos caminos, hasta ahora, el alemán es el mas exitoso de todos, allí elbienestar busco simultáneamente la participación del individuo libre.


Las matemáticas redistributivas son precisas, de los que tienen mas, los cuales son mayoría en lasociedad, a quienes tienen menos, una minoría. Las cosas se complican considerablemente cuando losque tienen menos son mayoría, el milagro del pan en el desierto no parece ser una solución. Es el caso venezolano.


Sin embargo, en aquellos países donde el Estado es “rico” porque es dueño de las riquezas de susciudadanos, o los despojó de ellas, o le caen del cielo, como el petróleo, las matemáticas podríanser temporalmente diferentes, aunque nuestra historia de varias décadas redistribuyendo renta delpetróleo aguas abajo no muestre mayores éxitos, al contrario, sabemos que la renta del petróleono acabara con la pobreza, ni siquiera sembrando el petróleo, una proclama política muy popularaunque naive. Aunque los números parezcan grandes, no es mucho lo que hay para redistribuir comoel gobierno actual dice que lo hace, en Venezuela el ingreso fiscal petrolero es a 100 dólares el barril depetróleo un 12 % del PIB, puede ayudar en algo, podría ser un kick off o una semilla.


LAS MISIONES DEL SOCIALISMO
Las Misiones “venezolanas” fueron creadas con esos resabios de reproducir la dependencia políticay económica del hombre de a pie del fisco a través de una relación de dependencia y servidumbre.La propuesta de H Capriles de una Ley de Misiones puede ser entonces una oportunidad para crearuna puerta en ambas direcciones a cientos de miles de venezolanos que requieren la asistencia delEstado para enderezar sus cargas, mientras se incorpora al mercado laboral en “condiciones denormalidad” deseadas. Ello permitiría así mismo acabar con las atrocidades sociopolíticas y económicasque caracterizan hoy esos esquemas redistributivos y transformarlos en mecanismos de naturalezatransicional que estimule al individuo al trabajo creador independiente que la asistencia social sea elvehículo inicial.


Las Misiones se financian a través de mecanismos fiscales difusos y opacos del ingreso fiscal dirigidoa financiar estructuras políticas y sociales de naturaleza cuasi-fascista, están allí, en el margen de losmecanismos redistributivos tradicionales, de manera que la idea de Capriles de crear una Ley paraordenarlas y darle marco jurídico así como control y sanidad administrativa es a todo evento bienvenida.La propuesta de H Capriles de una Ley de Misiones, entra en la discusión política de modo oportuno.Aunque se desconocen por ahora los pormenores de su propuesta, es evidente que reordenar losesquemas redistributivos de origen y financiamiento fiscal , provenientes tanto de la renta petroleracomo de los impuestos que pagan los que tienen ingreso en gasto en volúmenes suficientes parapagarlos, es una urgencia de tipo social y fiscal.


UNA LEY PARA LAS MISIONES
Un mecanismo legal e institucional -ley Misiones- permitirá pasar por el cedazo del cuerpo legislativo yde la discusión abierta del país para reorganizar en función de sus economías importantes actividadesredistributivas originadas en el gasto fiscal. Seria una Ley cuyo financiamiento iría empotrada enla Ley del Presupuesto, preferiblemente en el marco del gasto publico, auditable y controlable;fundamentalmente se constituiría en un mecanismo, que me atrevo a llamar de “auxilio social” queoperaria sobre parámetros estimables que crearían estímulos a la incorporación del individuo almercado laboral de manera normal.
Las Misiones tendrían dos puertas, un a para entrar y otra para salir. Es decir, todos los mecanismoredistributivos de la renta rendida al fisco/gobierno serán sujetos a auditorias ex ante y ex post, conlo cual se podrían ordenar las economías que se quieren produzcan las Misiones en un régimenabsolutamente accountable, controlable, fiscalizable y auditable, en cierto modo que registre y rindacuenta a los venezolanos –que han puesto parte de su renta a quienes no tienen, por razones deminusvalía socioeconómica- sobre la rentabilidad del gasto social, vaya o no incorporado en la Ley deMisiones.


EL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD EN LA “LEY DE MISIONES”
Dentro de esos objetivos en la Ley de Misiones debe incorporarse el principio organizativo desistematizar el gasto social allí envuelto, hacerlo auditable, independizarlo de PDVSA, y que los flujosfiscales que financien las Misiones vengan directamente del fisco, así el origen de esos fondos seael petrolero. En cuanto a su organización industrial, adscribir las Misiones a aquellas institucionesdel Estado y a la distribución político territorial ajustado al PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD; es decir,habilitar la descentralización en estados y municipios para administrar esos mecanismos redistributivos,buscando siempre perfeccionar sus economías. Es evidente que en Venezuela hay grandes necesidadesy muy diferentes entre estados y municipios; el principio de subsidiariedad es fundamental.


De esta manera y retomando la descentralización y con ella el principio de subsidiariedad, sepodrían eliminar las perversiones de una caja común ad hoc para el gasto social y aquellos programasseleccionados para ser administrados en el marco de la Ley de Misiones. Esta distribución a lo largoy ancho del país, traería economías en lo político, institucional y socioeconómico, dado que losvenezolanos que contribuyen a los fondos de la Ley de Misiones, si ese fuese el caso, a través del ingresofiscal petrolero y no petroleros, conectarían la representatividad al voto, como un mecanismo queobligaría la eficiencia y pulcritud en la administración del gasto social embutido en la Ley de Misiones.En todo caso, este seria un mecanismos redistributivo que tendría sentido transitorio en la medida quelos que sean beneficiados puedan económicamente ser transferidos al régimen natural de un mercadolaboral típico de una economía que crezca con sentido sostenido.



[Volver Atrás]

 

-------------------------------------------------------
Fecha: 30/04/2012